Blog

Acortamiento del músculo pectoral tras una mastectomía

Acortamiento del músculo pectoral tras una mastectomía

Es frecuente que tras la cirugía de cáncer de mama comiencen dolores en cuello, brazo y hombro. Además, podemos notar falta de fuerza, limitación de la movilidad o tirantez en algunos movimientos.

Parte de estas molestias derivan de los tejidos que sufren fibrosis, falta de elasticidad y acortamiento. Como hemos hablado anteriormente una de las principales limitaciones viene dada por las cuerdas axilares, pero otro gran protagonista es el músculo pectoral.

Es común que los pectorales se encuentren acortados y que por eso notemos como que vamos encogidos de hombros, como si estuvieran enrollados hacia delante.

Esto comienza como una posición de defensa como protección para la zona del pecho. Poco a poco esta posición mantenida hace que este músculo que es muy potente comience a acortarse, tenga contracturas y provoque dolor e imposibilite su correcto estiramiento dificultando actividades tan sencillas como alcanzar un vaso de un estante.

Si además se ha dado radioterapia esto suele verse acrecentado, siendo por tanto más importante mantener nuestros pectorales en forma.

Por ello desde Instituto Fisiomédico recomendamos que desde estadios tempranos se trabaje este músculo.

·         Comenzamos trabajando la fibrosis que genera el proceso de cicatrización y de radioterapia. Para ello empleamos el sistema LPG, que mecaniza el tejido, aporta sangre limpia y lleva nutrientes que mejoraran el estado del músculo. Así está mejor nutrido e hidratado y con más colágeno y elastina que mejoran su elasticidad.

·         Empleamos técnicas para relajar y elongar el músculo ya sean manuales como masaje y otras como ganchos, LPG o inducción miofascial para poder liberarlo.

·         Por último una parte muy importante que es el trabajo en casa. Esta es una herramienta muy útil para mantener las molestias y las limitaciones de movilidad a raya. Se instruirán en estiramientos y ejercicios que mejoren la movilidad del pectoral y sus alrededores. Además así conseguimos que cada persona se involucre de manera directa y activa en la recuperación.

 

Es muy importante que durante todo el proceso de recuperación de la cirugía o tratamiento del cáncer de mama mantengamos un buen estado de los músculos y resto de tejidos para que así las secuelas sean las mínimas posibles y la calidad de vida sea buena.