Blog

Consejos para mantenerse activo y prevenir lesiones en el día a día en un proceso oncológico

Consejos para mantenerse activo y prevenir lesiones en el día a día en un proceso oncológico

Con la vuelta de las vacaciones volvemos a la rutina, al estrés, el trabajo... Dependiendo de nuestra

actividad diaria tenderemos a ser más susceptibles a padecer unas molestias determinadas y más

superando un proceso oncológico, como pueden ser dolores, tensiones musculares, limitaciones en la

movilidad, fatiga...

Para prevenir la aparición de estos problemas os vamos a dar unos consejos para mejorar la vuelta a la

rutina.

  • Realizar una rutina de estiramientos diarios. Podemos comenzar el día con unos

estiramientos básicos que no nos supongan más de 5 minutos. Luego tener un programa de

estiramientos algo más completo de unos 10 minutos que podamos hacer a diario en algún

momento del día. Será importante que se trabaje el cuerpo global, recordamos que siempre

supervisado por un profesional en el ámbito oncológico.

  • Hacer ejercicios aeróbico a diario, comenzar de manera paulatina incrementando el tiempo

poco a poco, como por ejemplo pilates, en el Instituto Fisiomédico disponemos de

profesionales enfocados a esta actividad siempre especializados en el ambito oncológico, la cual te ayudará a disminuir dolor, hará que los

músculos estén más fuertes y reducirá la fatiga.

  • Crear un lugar de trabajo ergonómico. Es importante que si se trabaja con ordenador que los

brazos queden bien apoyados y la pantalla centrada a la altura de la vista para evitar

contracturas en toda la zona de hombros y cuello. Y en el caso de estar estático de pie muchas

horas será recomendable moverse o cambiar el peso de una pierna a otra, evitando así también

dolores y contracturas por malas posiciones mantenidas.

  • Acudir a tu fisioterapeuta oncológico si comienzas con molestias, contracturas, dolores... ya

que cuanto más lo dejes se irán cronificando y lo que comienza siendo una pequeña molestia

puede derivar en un dolor que se perpetúe en el tiempo.

  • Cuidar la alimentación. En un proceso oncológico una alimentación adecuada es

fundamental, te recomendamos que acudas a un especialista que te asesore, ya que un buen aporte de nutrientes y una buena hidratación son fundamentales para prevenir molestias y que nuestro cuerpo funcione de manera óptima.